jueves, 14 de abril de 2011

Introspección

Se pasaba el día mascando asquerosos chicles de Tutti Frutti y mirando con cara de zumbada a medio mundo. Cualquiera diría que estaba mentalmente jodida por toda la mierda que se metía, y acertarían. El verde imposible de su mirada, con pequeñas manchitas negras esparcidas por todo el iris, y esa piel lechosa le conferían un aire de extraterrestre o ángel. Eso aún estaba por decidir.

Imágenes como esa volvían a clavárseme en la cabeza, negándose a irse pero sin llegar a materializarse. La persona adecuada en el momento adecuada. La vida se basaba en eso, simples casualidades. ¿Qué pequeña estupidez podría haber pasado para que todo fuera diferente? Cuántos malditos planetas tuvieron que alinearse para que yo llegara hasta aquí. Para que todos llegáramos hasta donde coño sea que hayamos llegado.

El tiempo me persigue. Me alcanza y ahoga. La vida es una puta cuestión filosófica, porque de eso se trata, de engañarse pensando que vas a encontrar respuestas cuanto más tiempo pierdas comiéndote el coco para darte cuenta de que no hay truco alguno. La vida se vive.
Pero sólo si te sale de los cojones.


Ya contaré la historia de la chica de los kiwis en otro momento.

2 comentarios:

Señorita Demakrada dijo...

adoro este grupo, es uno de los mejores directos ke he visto nunca, el cantante además de estar para comérselo impone muchísimo (babas)

estoy deseando oir la historia de la chica de los kiwis, yo los odio xD

Lilith dijo...

Mm.. yo sólo he oido esta canción del grupo, y fue porque salía en la serie Misfits (el video de la anterior entrada está sacado del último capítulo de la primera temporada de esa serie también), aunque voy a ver más ;)