sábado, 23 de abril de 2011

Explosión



La adrenalina flotaba en el aire, cargada de sabor a tabaco y alcohol.
Tu pecho era un tambor. Sólo existíamos nosotros. La música martilleaba tímpanos y adormecía las neuronas. Debía ser el efecto "cerebros quemados", propio de las cercanías del verano.
Te movías como si la vida te fuera en ello, al fin y al cabo éramos una generación diseñada para esto: machaque físico y emocional sin sentido. Tu mirada era agotamiento y adrenalina pura. Tu mirada con ojeras y visión borrosa intentaba divisar algo en claro. Tu mirada se follaba a mi alma en cada pulsación y la jodía con los cambios de ritmo.
La energía acumulada se palbada en el aire, había cobrado vida como un ser más en aquel sitio y se había multiplicado para dar a luz miles de pequeñas explosiones que nos circumdaban. Pero en algún momento impreciso la conexión con los demás se había borrado del todo. Sólo existía tu mirada y ese martilleo interior que hacía explotar tímpanos y marcaba el ritmo de los polvos.
Sólo existíamos nosotros.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta, me llama la atención tu manera de expresarte, 1 minuto gastado leyendo tu entrada... devuelvemelo! x)

Lilith dijo...

Sabes que sí, todos los que quieras mon amour! xD

meL dijo...

Hola maja ^^ Gracias por tu comentario, no tengo mucho tiempo para mirar los blogs, pero me he parado a leer esta entrada y las descripciones y tu forma de expresarte en ella es flipante, me gusta muchisimo ! Te sigo :)