lunes, 13 de junio de 2011

Indiferencia


Vuelvo a sentierme triste, y después de tantas noches perdidas acabo pensando que quizá fui diseñada para esto, justo como otros fueron diseñados para no preocuparse o vivir por la piel. Quizá es que no sé ser feliz con lo que tengo, pequeños detalles que fallan.
A veces el mundo simplemente apesta: apesta a hipocresía, indecisión, desesperanza quizá. Pero la esencia del saber vivir está en dejarles estos menesteres mayores a los que puedan ocuparse, o a los que quieran.
Nos pasamos la vida haciéndonos preguntas inútiles, y lo único de lo que verdaderamente podemos sacar algo es de si sabemos quién coño queremos ser nosotros. La propia individualidad nos salva de la locura porque -aceptémoslo- el mundo hace rato que ya está jodido, condenado, podrido, ahogado y defecado. Pero poco importa. Porque nada eterno merece la pena, y lo difícil de la vida sólo la hace interesante.






Nota:
Nunca quise que esto se convirtiera en un diario personal y entradas como esta me reconcomen, pero tampoco importa mucho. Nada puede expresar la totalidad de la forma de pensar, sólo una salida temporal a cualquier idea.

6 comentarios:

Jazmin dijo...

Cuanto más personal es un escrito más valor tiene, ese es el concepto de arte, imprimir nuestra alma en la obra y sobre todo tu mente y tu ideología que esta latente en cada uno de tus textos. Me alegro de haber encontrado tu blog, de verdad! Te felicito, por tu gran capacidad de razonamiento e idealismo, me siento identificada en esto último.
Beso enorme!

Nacho Sánchez dijo...

seguro que algo te ha aliviado expulsar eso...

Extraña Araña dijo...

Como seres de fuerte estirpe de orden ilusionista, creamos y vivimos en permanente abstraccion, es por ello que la satisfaccion plena jamas sera concretada...por otro lado si llegara a concluir inmediatamente deseariamos morir,ante la rutinisacion de la armonia.
Mas de un pensador habra dicho que la alegria y desatencion de los sucesos de la vida,corroboran que la gente vive asi para huir de la angustia que produce dar cuenta de la complejidad que nos atañe. Yo elijo la angustia.
Que estes bien.

Juanjo dijo...

Es cierto que la vida es una mierda pero si empezamos por ser optimistas nosotros mismos podremos ir viendo como cambian las cosas a nuestro alrededor para bien.

Espero que todo te vaya bien Saray porqué te conozco y eres una gran persona.

Saludos, Juanjo.

Lilith dijo...

Jazmin, tienes razón, escribir cualquier cosa es ya en su hecho una forma de arte, más o menos mediocre, y el arte como más personal y cercano mejor, pero lo que no quiero es que esto se convierta en un cúmulo de quejas de mi vida cotidiana, supongo que por eos considero que la forma es tan importante como el contenido.

Nacho Sánchez, supongo que no seré la única, plasmar muchas cosas hace que podamos liberarnos de ellas.

Extraña Araña, yo voy saltando de angustia a desinterés, pero supongo que es por simple indecisión. Y lo de la satisfacción plena.. personalmente pienso que el camino siempre se disfruta más que la meta, así que la encuentro casi inútil.

Juanjo, en el fondo tienes razón, pero como idiota proclamada que soy encuentro aburrido el optimismo y el que "las cosas vayan bien". Siempre me ha atraído más el caos o la desesperanza, los encuentro mucho más estimulantes.

MR. dijo...

Adoro esa canción. Me arrastra! La buena música me vuelve loca.
A veces es mejor dejarse llevar por los sentimientos que por los pequeños detalles. Creo que lo mejor es apreciarlos sólo cuando te sorprenden gratamente, esa es su función en realidad. Porque sino, son descuidos, malos gestos, no sé... Pero no detalles! No? No lo tengo del todo claro. Pero una cosa tengo clara, y es que no hay nada mejor que poder saborear el mordisco de cada pequeño momento. La vida es corta, disfrútala cuanto puedas!

Ánimo ;)