martes, 1 de marzo de 2011

Despedida



La tormenta se acercaba lenta y pesada, como si la mata de agua quisiera borrar todo rastro de nuestras vidas pero dejara espacio para un último adiós. Caminaste hacia mí y noté que sonreías. Como siempre.
El ambiente estaba cargado de tranquilidad, como si todo lo que habíamos pasado ya no significase nada, como si todo tuviera un sentido, meta y solución.
Me cogiste la mano y murmuraste palabras que sólo recuerdo en sueños.
En algún sitio de aquella maldita ciudad empezó a sonar alguna melodía conocida. Que me aspen si lo noté.
El instante se congeló perfecto y se grabó a fuego en mi mente. Como si supiera de antemano que ése seria el momento más decisivo de mi vida, aunque ya no quedara nada por decidir.
No lo alargamos en despedidas. La suerte estaba echada, pero en ese instante obrábamos por instinto, no hubo tristeza.
Vi tu silueta desvanecerse en la lluvia, que entonces me pareció torrencial. Y sólo me quedó la duda de si habías sido real.

5 comentarios:

Juan Carlos dijo...

si significo para algo en tu vida, entonces.. fue real =)

InfiniteCrazy dijo...

Lilith, nuestro nuestro cerebro archiva imágenes con despropósito para luego convertirse en reales. Y otra cosa, todo es irreal. Verdad, Diosa Oscura??

Lilith dijo...

Desde luego, la "realidad" es un concepto demasiado subjetivo como para ponerlo en entre dicho... mientra soñamos realmente creemos que lo que estamos "viviendo" es real, ¿no debería convertir ese simple echo los sueños en realidades distintas?
Es algo complicado intentar analizarlo xD

Subversive dijo...

La realidad se desvanece con cada segundo que pasa...

Minuet dijo...

Tres preguntas:
¿te hace sentir?
¿lo recuerdas?
¿lo revives en alguna ocasión?

Entonces.."tu lo haces real"..¿que importa si lo fue?

Besos..me encanta como escribes últimamente te superas..enhorabuena