lunes, 28 de febrero de 2011

Monólogos de Fred

-¿Te has sentido alguna vez... como si toda tu vida fuera un montaje? Me refiero a cuando nada es realmente real, o verdadero.
Era un hombre bajito, de mediana edad. Tenía una cabeza descomunal pero la cabellera rala. Sus ojos estaban abombados hacia fuera, como si a cualquier momento fueran a saltársele de las córneas.
Volvió a retomar el monólogo moviéndose enérgicamente.
-Ya sabes, nada tiene valor real. Media vida trabajando para los hijoputas que se limpian el culo con mis esfuerzos. Por cierto, me llamo Ferd, encantao. Lo que te decía. No merece la pena currarse la vida. Yo hubiera sido más feliz emborrachándome en lo del Manolo, pero no, tenía que llevar dinero a casa para que la perra de mi mujer se follara al mismo Manolo en el sofá. ¡En el el puto sofá por el que me pasé un mes revisando peticiones para los de arriba! -La cabeza de Fred se había estado abultando sospechosamente durante todo el monólogo, pero lo había atrubuido a mi imaginación. Llegados a ese punto tenía la piel agrietada de tanto estirarse hacia fuera, y los ojos se mantenían en su sitio por milagro.- Y cuando llegaba yo a la muy zorra le dolía la cabeza, ¡ya le enseñé yo qué era el dolor! Gritaba como una cerda cuando la ensarté con el cuchillo de cocina. Pero ¿ves a lo que me refería? ¡Ahora soy feliz! No tengo dinero, no puedo volver y están todos muertos, pero ¡soy feliz! Así que haz el favor y deja de intentar hacer algo con tu vida, ¡no merece la pena!
Su piel se volvió blanquecina, y su cabeza ya completamente deforme explotó. Literalmente, los ojos le salieron disparados, algún que otro diente hizo de metralla. Lo único que quedó del pobre y patético Fred fueron los restos de un cráneo amorfo y esa voz desgastada por demasiado tabaco resonándome en la cabeza.

7 comentarios:

Subversive dijo...

Buen relato. Desaconsejable leerlo a la hora de cenar...pero muy bueno. Te sigo.

Lilith dijo...

No lo había pensado, cualquier día tendré que poner el filtro para mayores de 18 (¿?)O.o

Subversive dijo...

Jajajajaja naaa... es que la visión de una cabeza explotando mientras te comes unos calamares en su tinta deja un regusto un tanto extraño...

Lilith dijo...

xDDDDDD Lo siento! Ser más laxa lo hubiera empobrecido

Subversive dijo...

Sentirlo? En aboluto. Te agradezco tus relatos. Estaré muy atento a ver que pones!

Lunática (R.) dijo...

Jajaajajaaja
que buenooooooooooo
ajajajajajajaj
Pobre Fred, me había caído bien

Lilith dijo...

Pobrecillo.. supongo que no tenía salida xD