viernes, 21 de octubre de 2011

Somos proporcionalmente nada.


Buscamos la eternidad, buscamos el amor. Buscamos un sitio en un universo cambiente, imperfecto, desordenado. Buscamos algo que no existe. Y en el fondo nada se rige por nuestra voluntad, así que buscar, querer o ponerle empeño a algo no sirve de nada. Las cosas llegan por alguna razón, y pensar eso es estúpido. Y tener que vivir con un pasado pesado sobre los hombros y un futuro que se eterniza también lo es.
Siempre había tenido la sensación de que aun nuestro pequeño mundo rodante fuera efímero el universo sería eterno. Ahora me entero de que éste no es ni será el último Big Bang, no es algo singular sino un simple ciclo que se repite cada x billones de años. Aún no sé si es bueno o malo. Aún no sé cuál es la diferencia.



Somos nada en relación al mundo en si, al posible conjunto de universos, vidas existencias y esencias que hay por aquí.


A veces me aburro a mí misma.


3 comentarios:

La Perfida Canalla dijo...

A veces no somos nada...pero otras somos todo para otras personas..
Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

Extraña Araña dijo...

Constantes buscadores de lo que no sabemos siquiera si existe y si somos capaces de manejarlo.Extasiados de heteronomia que se disuelve ante algun conflicto insignificante, portadores de la mas honorifica verdad y fragilidad.
Ser y no ser,el eje de la rutina humana.

pd.: tambien suelo aburrirme de mi misma,a mas de uno le debe ocurrir.

Cuidate.

Lunática (R.) dijo...

Supongo que buscamos para encontrar el lugar en el que mejor encajemos. Lo de ser nada, siempre he pensado exactamente lo contrario. Nunca vamos a llegar a la no-existencia, supongo...
besos!!!